Página principal || Indice Dolor Agudo | Indice Dolor crónico

Relajación para el dolor crónico

 
Lo clínicamente fundamental: la relajación no parece ser efectiva en el alivio del dolor crónico. Aunque algunos estudios demuestran algún benefiico, no está claso si clínicamente significa algo. No existen beneficios a largo plazo. En el dolor de origen neoplásico, no existe suficiente evidencia para valorar el papel de la relajación. 

Las intervenciones de relajación son un componente frecuente en los programas de manejo multimodal del dolor crónico. Son populares por si solas o bien junto con técnicas de biofeedback como tratamiento de la cefalea y migraña. 

Revisión sistemática

Carroll, D.; Seers, K. Relaxation for the relief of chronic pain: a systematic review. Journal of Advanced Nursing. 1998; 27: 476-487. 
  • Revisión de datos completa: Junio 1996 
  • Número de estudios incluidos: 9 
  • Número de pacientes: 414 
  • Grupo control: activo o lista de espera 
  • Variables resultado: variables relacionadas con el dolor obtenidas de los artículos originales. 
Los criterios de inclusión fueron ensayos clíncios aleatorizados y controlados sobre técnicas de relajación.  Los revisores valoraron la eficacia de la relajación basandose en los hallazgos de los estudios originales. 

Hallazgos

Dolor de origen no maligno 
Siete estudios compararon la relajación con una intervención control. Dos estudios demotarron una mejoría significativa con la relajación (uno en 60 pacientes con artritis reumatoide, con un programa de 10-120 minutos de relajación progresiva de los músculos al menos dos veces al día durante cuatro semanas vs. tratamiento convencional como control, y otro estudio en 40 pacientes con colitis ulcerosa, con seis sesiones de 75 minutos vs. lista de espera con llamadas telefónicas semanales). En ambos casos se evidenció mejoría rápidamente tras el tratamiento. Ninguno de los tres estudios en los que se realizaban valoraciones a largo plazo (al menos a los cuatro meses) demostraron algún beneficio con la relajación.  

Cuatro estudios compararon la relajación con un control activo. Ningún estudio mostró un beneficio significativo con la relajación. Tres de los cuatro estudios demostró un beneficio significativo con otras intervenciones: en los casos de disfunción temporomandibular, los aparatos orales fueron más efectivos que la relajación; en los casos de fibromialgia las puntuaciones de dolor matinales descendieron de forma significativa con los baños hidrogalvánicos comparados con la relajación; en el caso de dolor lumbar el biofeedback fue más efectivo que la relajación). El estudio restante no mostró diferencias significativas entre el biofeedback y la relajación en la disfunción temporomandibular.  

Dolor de origen neoplásico 
Dos estudios evaluaron la relajación en el dolor de origen neoplásico. Un estudio mostró un beneficio significativos de dos intervenciones de relajación comparadas con ningún tratamiento. Las intervenciones consistieron en la relajación progresiva de los músculos junto con una cinta con imágenes al menos dos veces al día durante tres semanas, y relajación in vivo. El segundo estudio no halló diferencias significativas entre la relajación progresiva de los músculos y e imágenes guiadas, aunque podría tener factores de confusión por las características de base. 

Efectos adversos

Los revisores no identificaron efectos adversos de la relajación. 

url original http://www.jr2.ox.ac.uk/Bandolier/booth/painpag/Chronrev/Other/CP080.html

Temas relacionados


Página principal || Indice Dolor Agudo | Indice Dolor crónico