Reflujo Gastroesofagico


Reflujo Gastroesofágico / Gastroesophageal Reflux

Enfermedades del Esófago ||

Reflujo del contenido gástrico y/o duodenal (ácidos biliares, jugo pancreático) hacia el esófago distal, debido comúnmente a la incompetencia del esfínter esofágico inferior. La regurgitación gástrica es una extensión de este proceso con entrada del líquido en la faringe o en la boca.

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) ha sido considerada desde siempre como un problema sanitario significativo. La ERGE afecta a una gran parte de la población, con un 44% de sujetos con pirosis al menos una vez al mes y con un 18% que utiliza un medicamento antiácido. La ERGE es un desorden crónico progresivo que obliga muchas veces al paciente a recurrir al médico para un tratamiento adecuado.

Capítulo 3: Enfermedad por reflujo gastroesofágico del libro Tratamiento de las enfermedades gastroenterológicas de la Asociación Española de Gatroenterología.

Bibliografia Castellano || Más información

Informacion al paciente. Enfermedad por reflujo gastroesofagico.
Montoro M.A., Alcedo J.
Hospital de San Jorge, Huesca.
Rev Esp Enferm Dig 2004 May;96(5):353. Texto Completo.

También ver este tríptico del colegio americano de gastroenterología Problemas Médicos Comunes & Gastrointestinales en español. Y la página de información al paciente de la Asociación Española de Gastroeneterologia.

Enfermedad por reflujo gastroesofagico.
Arin A., Iglesias M.R.
Servicio de Digestivo, Hospital de Navarra, 31008 Pamplona, Spain.
An Sist Sanit Navar 2003 May-Aug;26(2):251-68.Texto Completo.

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) se produce como consecuencia del reflujo patológico del contenido gástrico al esófago. En la actualidad constituye una de las entidades nosológicas del aparato digestivo de mayor prevalencia en la población occidental. Así, basándonos en los datos del estudio internacional DIGEST se estima que un 7,7% de la población occidental refiere síntomas de ERGE, siendo uno de los motivos de consulta más frecuentes tanto con el digestólogo como con el médico de familia1-3. Sin embargo, carecemos de estudios epidemiológicos fiables que nos permitan conocer la verdadera prevalencia de la ERGE en nuestro país y los datos de prevalencia disponibles de países de nuestra área muestran una notable variabilidad.

Enfermedad por reflujo gastroesofagico.
Mearin F.
Servicio de Aparato Digestivo. Instituto de Trastornos Funcionales y Motores Digestivos. Centro Medico Teknon. Barcelona. Spain.
Med Clin (Barc) 2002 Apr 20;118(14):551-6. Texto Completo.

La ERGE engloba a todos los pacientes que presentan un menoscabo de su salud o un deterioro de su calidad de vida como consecuencia de los síntomas producidos por el reflujo. También incluye a todos aquellos pacientes que están expuestos al riesgo de complicaciones físicas (esofagitis) como consecuencia del reflujo gastroesofágico, una vez que se ha comprobado, con todas las exploraciones necesarias, la benignidad de sus síntomas

Guia de practica clinica sobre el manejo del paciente con enfermedad por reflujo gastroesofagico (ERGE).
Marzo M., Alonso P., Bonfill X., Fernandez M., Ferrandiz J., Martinez G., Mearin F., Mascort J.J., Pique J.M., Ponce J., Saez M.
Centro Cochrane Iberoamericano, Casa de la Convalecencia, Sant Antoni, Barcelona Spain.
Gastroenterol Hepatol 2002 Feb;25(2):85-110. Texto Completo. Guía Rápida.

 

Enfermedades del tracto digestivo superior. Revista Bandolera nº 72.

Este estudio era muy bueno. Muestra una clara asociación entre los síntomas de reflujo y el cáncer de esófago y probablemente permite establecer una relación de causalidad. Lo que no muestra, y se cuida de expresarlo, es que tratando los síntomas se previene el cáncer. Puntualiza que el cáncer de esófago está siendo más frecuente mientras que la prevalencia de los síntomas permanece más o menos inalterada aunque se ha introducido tratamientos eficaces. Así mismo puntualiza que la vigilancia endoscópica hundiría el sistema. Plantea muchas cuestiones pero tenemos que esperar un poco para encontrar respuestas definitivas

Efectividad y costes del tratamiento en la enfermedad por reflujo. Revista Bandolera nº 77

Otra lección es desconfiar de los estereotipos. Se nos cuenta que la enfermedad por reflujo es un problema de estilo de vida producido por comer picante, beber cerveza, fumar y tener sobrepeso. Y sin embargo, en los dos estudios aleatorizados mencionados antes, los pacientes tenían predominantemente 40 años o más, pocos fumaban, no eran obesos y habían padecido mucho tiempo antes de buscar ayuda. No exactamente los típicos gamberros cerveceros.

Por fin, quizá hemos recibido algo importante: que la medicina basada en el presupuesto no es buena medicina. Si la medicina basada en el presupuesto lleva a usar tratamientos menos efectivos, entonces estamos en un terreno espinoso. Por supuesto, todo es una cuestión de equilibrio, y para aquellos que tienen que manejar presupuestos aisladamente, la vida debe ser difícil. Bandolier los comprende, y quisiera pensar que un abordaje más global nos lo haría más fácil a todos. Mientras tanto, el viejo adagio de que la medicina más cara es la que no funciona parece poder ser demostrable

Tratamiento laparóscopico del reflujo gastroesofágico .Funduplicatura de Nissen, Nissen-Rosseti y Toupet S. Morales Conde y S. Morales Mendez. De la guia de cirugía endoscópica de la Asociación Española de Cirujanos.

De la sección de vídeos pueden observarse estas tecnicas.

Repercusion de la enfermedad en pacientes con reflujo gastroesofagico. Evidencia de un estudio metodologico reciente en Espana.
Pique J.M., Kulich K.R., Vegazoc O., Jimenez J., Zapardiel J., Carlsson J., Wiklund I.
Servicio de Gastroenterologia, Hospital Clinic, Barcelona, Spain.
Gastroenterol Hepatol 2004 May;27(5):300-6. Texto Completo.

Introducción: La carga clínica y socioeconómica de la enfermedad por reflujo gastroesofágico es considerable. Objetivo: Describir el impacto de la pirosis como síntoma principal de la enfermedad por reflujo gastroesofágico sobre la calidad de vida relacionada con la salud en España, usando instrumentos de medida de la enfermedad, genéricos y específicos de los resultados comunicados por los pacientes. Pacientes y métodos: Pacientes con pirosis completaron las versiones españolas de la Escala de Evaluación de Síntomas Gastrointestinales (GSRS), del Cuestionario de Calidad de Vida de Reflujo y Dispepsia (QOLRAD), el Short Form-36 (SF-36) y la Escala Hospitalaria de Ansiedad y Depresión (HAD). También se registraron la frecuencia y gravedad de la pirosis durante los 7 días previos. Resultados: Completaron el seguimiento 158 pacientes (edad: 51 ± 16; mujeres: 58%). El 61% de los pacientes tenían síntomas moderados y el 73% habían presentado síntomas 3 o más días en la semana previa. Los pacientes estaban más preocupados por los síntomas de reflujo (media del GSRS: 3,8, sobre una escala de 1 --no preocupado-- a 7 --muy preocupado--), dolor abdominal (3,1) e indigestión (3,1). Como consecuencia de sus síntomas tuvieron problemas con la comida y la bebida (media del QOLRAD: 4,5, sobre una escala de 1 a 7, donde 1 representa el impacto más grave sobre el funcionamiento diario), de vitalidad (4,7) y de estrés emocional (4,8). Esto condujo a un empeoramiento global de la calidad de vida relacionada con la salud en todos sus dominios (media del SF-36 de esta población con pirosis, comparada con la población general española). Según la escala de la HAD, el 28% de los pacientes tenían ansiedad y el 13% estaban deprimidos. Conclusión: Existe una consistente evidencia de que la enfermedad por reflujo gastroesofágico empeora sustancialmente todos los aspectos de la calidad de vida relacionada con la salud.

Regurgitacion y enfermedad por reflujo gastroesofagico, sindrome de vomitos ciclicos y vomitos cronicos o recurrentes de otra etiologia.
Vilar E., Barrio M., Marugan
Unidad Integrada Hospital Clinic-Hospital Sant Joan de Deu, Barcelona.
An Esp Pediatr 2002 Feb;56(2):151-64. Texto Completo.

La Sociedad Americana de Gastroenterología Pediátrica y Nutrición ha publicado recientemente una serie de recomendaciones diagnósticas-terapéuticas, sintetizadas en los siguientes apartados: 1. Cuando se sospecha la presencia de esofagitis, debe efectuarse endoscopia alta y biopsias de esófago. 2. En el lactante vomitador e irritable en el que se han descartado otras causas, pue de iniciarse un tratamiento empírico supresor del ácido; si no hay mejoría se aconseja pHmetría esofágica (buscando relación temporal reflujo-irritabilidad) y endoscopia con biopsias. 3. En niños (más de 2 años de edad) con regurgitaciones o vómitos recurrentes y sin otro proceso debe efectuarse tránsito y endoscopia con biopsias. Se aconseja tratarlos con procinético. 4. En pacientes con pirosis se recomiendan medidas dietético-alimentarias y tratamiento antisecretor durante 2-4 semanas. Si no se produce mejoría o recae, se aconseja endoscopia y biopsias. 5. La esofagitis péptica se tratará con inhibidores de la bomba de protones durante 2-4 semanas. Se realizará control clínico si la esofagitis era microscópica y endoscópico si era macroscópica. 6. La disfagia con historia indicativa de RGE puede tratarse inicialmente de forma empírica. Sin síntomas sugestivos iniciar estudio con tránsito y endoscopia con biopsias. 7. Efectuar tratamiento postural, antisecretor y procinéticos en los EAL que se acompañan de vómitos y/o regurgitaciones, tienen lugar con el niño acostado y se presentan como una apnea obstructiva. 8. Pacientes con trastornos broncopulmonares en los que se han descartado las causas habituales y que presentan historia clínica indicativa de RGE se recomienda tratamiento antisecretor durante 3 meses. 9. Cuando en el supuesto anterior no existe historia clara de RGE se aconseja practicar pHmetría esofágica; si resulta patológica se instaurará tratamiento médico prolongado. 10. Los dos supuestos anteriores pueden aplicarse a la enfermedad otorrinolaringológica asociada al RGE. En estos casos, queda por definir si el estudio de pH se efectúa en esófago o en faringe.

 

Correlacion entre sintomas de reflujo gastroesofagico y resultados de la pHmetria de 24 horas en pacientes con estudio endoscopico normal o levemente alterado.
Csendes A., Rencoret G., Beltran M., Smok G., Henriquez A.
Departamento de Cirugia, Hospital Clinico de la Universidad de Chile, Santiago, Chile.
Rev Med Chil 2004 Jan;132(1):19-25. Texto Completo.

En resumen, los síntomas de RGE no son enteramente confiables y hay que tener cuidado al indicar alguna terapia basado sólo en la presencia de síntomas. El estudio endoscópico no demuestra presencia de reflujo gastroesofágico y sólo busca encontrar algún daño en la mucosa esofágica y poder tomar biopsias. La manera precisa de medir si hay o no un reflujo ácido patológico es el pH de 24 h, precedido por un estudio manométrico que demuestra las características motoras del esfínter esofágico inferior o el esófago torácico, sin demostrar si hay o no un reflujo patológico.

Adaptación y validación de un cuestionario sobre el reflujo gastroesofágico para su uso en población española. Moreno E., Rey E., Rodriguez-Artalejo F., Locke G.R., Diaz-Rubio M.
Service of Digestive Diseases, Hospital Clinico San Carlos, Complutense University, Madrid, Spain.
Rev Esp Enferm Dig 2002 Dec;94(12):745-58. Texto Completo.

Objetivo: realizar una adaptación transcultural al español y validar, para su uso telefónico, el cuestionario de reflujo gastroesofágico (CRGE) desarrollado por Locke y cols. Material y método: se desarrolló la versión española del cuestionario mediante traducción, evaluación de la comprensibilidad, retrotraducción y examen de su aplicabilidad. Posteriormente, se midió su reproducibilidad mediante el procedimiento "test-retest" en 125 pacientes, y su validez concurrente en 50 pacientes, comparando los resultados del cuestionario con los de la entrevista clínica por un gastroenterólogo. Resultados: la versión española tuvo buena comprensibilidad y aplicabilidad. La reproducibilidad para los dos principales síntomas cardinales de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (pirosis y regurgitación ácida) medida por el índice kappa [intervalo confianza (IC) 95%] fue 0,85 (0,73-0,97) y 0,81 (0,70-0,92), respectivamente. Respecto al proceso de validación concurrente los valores de kappa para la pirosis y la regurgitación ácida fueron 0,85 (0,68-1,00) y 0,91 (0,79-1,00) respectivamente. La mediana de valores del índice kappa para todas las preguntas del cuestionario fue de 0,75 (rango: 0,42 a 1) en el análisis de reproducibilidad y de 0,83 (rango: 0,44 a 1) en el análisis de validez concurrente. Conclusiones: la reproducibilidad y validez concurrente de la versión española del CRGE es excelente y similar a los de la versión inglesa original.

La tos cronica en el reflujo gastroesofagico.
De A.Rev Esp Enferm Dig 2002 May;94(5):290. Texto Completo.

La tos puede ser la única expresión del reflujo del contenido gástrico acompañado en ocasiones de ronquera . En un estudio de veintitrés pacientes con tos crónica sin hallazgo, seis tenían reflujo .

 

Reflujo gastroesofágico y asma. Munoz-Lopez F.Allergol Immunopathol (Madr) 2004 Sep-Oct;32(5):24. Texto Completo.

 

Papel de la manometría esofágica estacionaria en la práctica clínica. Resultados manométricos en pacientes con reflujo gastroesofágico, disfagia y dolor torácico no cardiaco. Ciriza , Garcia M., Diez H., Delgado G., Fernandez E., Vega F., San S., Romero A.
Laboratory of Clinical Motility, Service of Gastroenterology, Hospital del Bierzo, Leon, Spain.
Rev Esp Enferm Dig 2004 Sep;96(9):606-8; 609-11. Texto Completo.

El presente estudio ha sido realizado para evaluar la utilidad diagnóstica de la manometría esofágica estacionaria en 263 pacientes divididos en 3 grupos: 150 pacientes con síntomas de reflujo gastroesofágico, 68 con disfagia y 45 con dolor torácico no cardiaco. Se excluyeron los pacientes con alteraciones endoscópicas. La manometría se realizó según la técnica de retirada estacionaria. Entre los pacientes con síntomas de reflujo gastroesofágico, el 40,7% tuvieron una manometría normal y el 57,3% presentaron alteraciones, siendo la presencia de un esfínter esofágico inferior hipotenso la alteración más frecuente (43%). En el grupo de disfagia, el 20,6% de las manometrías fueron normales y el 79,4% anormales, siendo la achalasia el trastorno motor más frecuente (53,7%). En el grupo con dolor torácico no cardiaco, el 42,2% de los pacientes tuvieron manometría normal y el 57,8% anormal, siendo esfínter esofágico inferior hipotenso la alteración más frecuente. Se encontró mayor proporción de alteraciones manométricas en el grupo de disfagia comparado con el de reflujo y con el de dolor torácico no cardiaco (p < 0,05). No se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre el grupo con reflujo y dolor torácico no cardiaco. La manometría tiene un mayor valor diagnóstico en el grupo de pacientes con disfagia y, por lo tanto, debería de realizarse de forma rutinaria tras excluir una enfermedad orgánica esofágica. La manometría no es la primera opción diagnóstica funcional para estudiar reflujo gastroesofágico o dolor torácico no cardiaco.

Enfermedad por reflujo gastroesofagico refractaria a esomeprazol.
Velasco M.J., Ortiz V., Ponce J.
Servicio de Medicina Digestiva, Hospital Universitari La Fe, Valencia, Spain.
Gastroenterol Hepatol 2005 Feb;28(2):65-7. Texto Completo.

La resistencia al tratamiento con inhibidores de la bomba de protones (IBP) en la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), descrita en pacientes tratados con omeprazol, puede explicar algunos casos excepcionales de fracaso terapéutico y la pertinencia de indicar tratamiento quirúrgico. La prueba objetiva de resistencia a IBP se obtiene con pHmetría intragástrica de 24 h, realizada en el curso del tratamiento, al encontrar un pH gástrico inferior a 4 más del 50% del tiempo de registro. Se presenta un paciente con ERGE no erosiva con fracaso clínico al tratamiento con omeprazol y resistencia probada a esomeprazol que, en nuestro conocimiento, sólo se ha documentado en pacientes con esófago de Barrett.

Consenso medico quirurgico para el manejo de ninos con reflujo gastroesofagico--Acapulco, Mexico 2002.
Ramirez M., de , Azuara F., Cervantes B., Coran A.G., Berchi F., Cortes G., Di L., Garcia H., Lopez G., Langer J.C., Larrosa A., Maldonado R., Mason C., Mata R., Mendez N., Aceves R., Michel P.L., Monterrey B., Mora T., Ordorica F., Ortega S., Reynes M.,
Curso de Gastroenterologia y Nutricion Pediatrica, Facultad Nacional de Medicina, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Mexico, D.F.
Rev Gastroenterol Mex 2003 Jul-Sep;68(3):223-34. Texto Completo.

Helicobacter pylori y enfermedad por reflujo gastroesofágico. Garrido S., Lepe J., Guerrero I., Perianes H.
Unidad de Digestivo. Hospital Comarcal de Riotinto. Huelva. Spain.
Rev Esp Enferm Dig 2003 Nov;95(11):788-90, 785-7. Texto Completo.

Objetivos: 1. Conocer la prevalencia de la infección por Helicobacter pylori (H. pylori) en pacientes con enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), y compararla con la de un grupo control. 2. Estudiar en sujetos con ERGE el porcentaje de positividad para H. pylori según los diferentes estadios de esofagitis. Material y métodos: se ha comparado la prevalencia de H. pylori, determinada mediante serología, entre 692 pacientes con ERGE y 200 controles voluntarios sanos. Posteriormente se ha analizado el porcentaje de H. pylori en los diferentes estadios de esofagitis, según la clasificación de Savary-Miller. Resultados: no hubo diferencias entre el grupo de ERGE y el grupo control con respecto a edad (50,5±14,7 frente a 50,7±16,4 años, ns) y sexo (63% frente a 66% de hombres, ns); en cambio la prevalencia de H. pylori fue del 40% en el grupo de ERGE frente a 66% en el grupo control, p <0,01. No se encontraron diferencias en la prevalencia de H. pylori según los diferentes estadios de esofagitis, pero el análisis de regresión logística mostró que la ausencia de infección por H. pylori se asoció a la presencia de esofagitis grado IV.Conclusiones: la prevalencia de infección por H. pylori en la ERGE es inferior a la de la población general, y su ausencia se asocia a estadios más severos de enfermedad. Estos resultados reflejan que H. pylori juega un papel protector frente a la ERGE.

Tratamiento alternativo del reflujo gastroesofagico: plicatura gastrica endoluminal.
Cano N., Benavent G., Garcia V., Portela C.
Servicio de Cirugia Pediatrica, Hospital Universitario Doce de Octubre, Madrid.
Cir Pediatr 2004 Jul;17(3):113-7. Texto Completo.

RESUMEN: El reflujo gastroesofágico (RGE) es una patología crónica que en la infancia se presenta bajo diferentes cuadros clínicos. Un grupo de pacientes cada vez más frecuentemente remitido a las consultas de cirugía pediátrica es el de adolescentes con pirosis, que dependen del tratamiento con inhibidores de la secreción ácida. El tratamiento habitual en estos casos es el mantenimiento de la medicación de forma indefinida o la cirugía. Recientemente se han descrito diferentes tratamientos endoscópicos para el control del RGE, siendo uno de ellos la realización de suturas intraesofágicas. En este trabajo analizamos los resultados preliminares del tratamiento endoscópico de pacientes pediátricos mediante sutura endoluminal. Se presentan seis pacientes a los cuales se les realizó este procedimiento y se analizan los resultados obtenidos a los 6 meses de su colocación. Hemos obtenido una mejora en la reducción de síntomas clínicos, tanto en frecuencia como en intensidad, así como en la necesidad de medicación antisecretora. No hubo complicaciones durante el desarrollo de la técnica endoscópica, ni en el postoperatorio. La aceptación de la técnica y la valoración del tratamiento por parte de los pacientes ha sido muy buena. La sutura endoscópica es un sistema seguro que se puede convertir en una alternativa en el tratamiento, para pacientes seleccionados, del RGE en la edad pediátrica.

reflujo gastroesofagico

Imagen de la Galeri a Imagenes del Dr Abdon Guerra

Bibliografía en Español

 



La enfermedad por reflujo gastroesofagico en la obesidad.
An R Acad Nac Med (Madr). 2011;128(1):87-96; discussion 97-9. Garcia M.D.

Valoracion de la calidad de vida en los pacientes intervenidos por reflujo gastroesofagico en la edad pediatrica.
Cir Pediatr. 2012 Apr;25(2):82-6. Granero C., Ruiz H., Garrido P., Vargas C., Lasso B., Paredes E.

Reflujo gastroesofagico en ninos.
Gac Med Mex. 2011;147 Suppl 1:51-6. Larrosa H.

Influence of central apnea in the preterm newborn with gastroesophageal reflux disease.
Cir Cir. 2011 Nov-Dec;79(6):511-9. Suarez-Moran, Edgardo; Morales-Fuentes, Gerardo Alfonso; Inzunza-Gonzalez, Jesus Alejandro; Cedillo-Ley, Ivonne; Gerardo-del Hoyo, Moises; Silva-Ramirez, Horacio;

Eficacia acidosupresora del omeprazol en polvo en lactantes con reflujo gastroesofagico. Estudio piloto.
Acta Gastroenterol Latinoam. 2011 Jun;41(2):111-8. Orsi, Marina; Donato, Gabriela; Busoni, Veronica; Naisberg, Gabriela; Caruso, Norberto;

Laringitis recurrente de la infancia: evaluacion con impedanciometria intraluminal multicanal (IIM).
Acta gastroenterologica Latinoamericana. 2013 Mar; 43(1): 9-11. Olleta, Laureana; Sabban, Judith Cohen; Orsi, Marina;

Chronic cough with limited response to treatment and incidence of gastroesophageal reflux.
Arch Bronconeumol. 2012 Jun;48(6):197-201. doi: 10.1016/j.arbres.2012.02.001. Epub 2012 Mar 13. Pacheco A., Faro V., Cobeta I., Royuela A.

Consumo de recursos sanitarios y perdida de productividad en la enfermedad por reflujo gastroesofagico: resultados de un estudio transversal en el ambito de la atencion primaria en Espana.
Aten Primaria. 2011 Sep;43(9):474-81. doi: 10.1016/j.aprim.2010.09.009. Epub 2011 Mar 5. Nuevo J., Tafalla M., Zapardiel J., Gisbert J.P.

Revision sistematica: Epidemiologia de la enfermedad por reflujo gastroesofagico en Latinoamerica.
Acta Gastroenterol Latinoam. 2011 Mar;41(1):60-9. Salis G.

Resultados de la funduplicatura laparoscopica en el tratamiento de los sintomas extradigestivos del reflujo gastroesofagico.
Cir Esp. 2012 Apr;90(4):238-42. doi: 10.1016/j.ciresp.2011.12.008. Epub 2012 Mar 8. Carrasquer A., Targarona E.M., Marinello F., Batlle X., Trias M.

Prevalencia de la enfermedad por reflujo gastroesofagico en Uruguay.
Gastroenterol Hepatol. 2012 Aug-Sep;35(7):460-7. doi: 10.1016/j.gastrohep.2012.02.008. Epub 2012 Apr 24. Dacoll C., Umpierre V., Tomasso G., Saona G., Aleman A., Cafferata M.L., Villa-Gomez M., Cohen H.

Enfermedades esofagicas: enfermedad por reflujo gastroesofagico, esofago de Barrett y esofagitis eosinofilica.
Gastroenterol Hepatol. 2011 Oct;34 Suppl 2:27-35. doi: 10.1016/S0210-5705(11)70018-8. Calvet X.

Enfermedad por reflujo gastroesofagico, Valoracion e indicacion de tratamiento quirurgico mediante pHmetria esofagica.
Cir Pediatr. 2011 Apr;24(2):93-7. Enriquez Z., Moreno H., Blesa S., Vargas M., Amat V., Ayuso V.

Variables de correlacion sintomatica en pacientes con reflujo gastroesofagico patologico.
Acta Gastroenterol Latinoam. 2011 Sep;41(3):208-13. Sebastian L., Peralta D., Dima G., Soifer L.

Consenso Mexicano de enfermedad por relujo gastroesofagico. Parte I.
Rev Gastroenterol Mex. 2012 Oct-Dec;77(4):193-213. doi: 10.1016/j.rgmx.2012.10.002. Epub 2012 Nov 12. Huerta-Iga, F M; Tamayo-de la Cuesta, J L; Noble-Lugo, A; Remes-Troche, J M; Valdovinos-Diaz, M A; Carmona-Sanchez, R I;

Enfermedades esofagicas: enfermedad por reflujo grastroesofagico y esofago de Barrett.
Gastroenterol Hepatol. 2012 Sep;35 Suppl 1:26-34. doi: 10.1016/S0210-5705(12)70031-6. Calvet, Xavier; Villoria, Albert;

Heterotaxia-poliesplenia, abordaje del hiato esofágico para técnica de Nissen
Cir Pediatr. 2011 Oct;24(4):241-4. Lopez D., Cano N., Tejedor S., Fuentes C., Gomez F.

Comparacion entre pH-metria convencional e impedanciometria intraluminal multicanal en ninos con patologia respiratoria.
An Pediatr (Barc). 2012 Aug;77(2):103-10. doi: 10.1016/j.anpedi.2011.09.019. Epub 2011 Nov 26. Tolin H., Crespo M., Luengo H., Martinez L., Salcedo P., Alvarez C., Morales P., Sanchez S.

Erosiones dentales en pacientes con diagnostico de enfermedad por refl ujo gastroesofagicoen el Hospital Nacional Arzobispo Loayza.
Rev Gastroenterol Peru. 2012 Oct-Dec;32(4):343-50. Torres Vargas, Lizeth; Torres Vargas, Nurka; Vargas Cardenas, Gloria;

Terapia a demanda en el reflujo gastroesofagico no erosivo: omeprazol + bicarbonato polvo versus omeprazol capsulas.
Acta Gastroenterol Latinoam. 2010 Sep;40(3):198-205. Soifer, Luis; Pedrana, Rodolfo; Parrota, Marisa; Gadea, Oscar; Naisberg, Gabriela; Caruso, Norberto;


Subir